Humildad e Inteligencia

Albert Einstein

Humildad e Inteligencia

Este suceso ocurrió en China en las épocas del confucianismo, pero ocurrió también en las cortes de los Reyes de Francia, en la India, entre los Mayas, entre los primeros científicos norteamericanos, y ocurre a diario en nuestros tiempos.

Un reconocido sabio y filósofo, que había dedicado su vida a ayudar a nobles y pobres decide un día visitar a un maestro anciano que, según se contaba, había criado a los mejores gobernantes y guerreros de su época. El anciano vivía retirado en las montañas voluntariamente desde sus 84 años.

weawegt46546

El sabio había llegado a la cima del conocimiento, manejaba más de 20 lenguas entre idiomas y dialectos, sabía de artes marciales y estrategia, de cocina y de pintura y se decía que su erudición no tenía límites. Pero el sabio sabía que había aún más cosas por conocer en el mundo y por ello se encargó de entrevistarse con todos los maestros que pudo.

No encontrando alguien que le hiciera par en su inteligencia decide visitar casi como último recurso al anciano de la montaña que era según las historias una persona que se había hecho a sí misma, sin recibir educación formal, y que a pesar de ello siempre logró estar a la altura de las circunstancias e idear las formas más maravillosas de resolver problemas.

A través de un arduo camino de bambúes el sabio logró llegar a la cabaña del anciano. Desde el borde de un pequeño estanque que ladeaba su morada, llamó con palmas y esperó hasta que el hombre salió a recibirlo. Éste le preguntó qué lo había llevado hasta allí y lo invitó a tomar un té al interior, junto a un sereno fuego.

daraGsd SADFASDF

El sabio se sentó a contarle al anciano todo lo que había conocido en sus más de 50 años de vida, los éxitos cosechados por sus aprendices, las tierras ignotas que había logrado registrar en mapas que ahora usaban los soberanos y estrategas y se esmeró al máximo para exponer al anciano la vastedad de sus conocimientos sin dar descanso a su lengua siquiera para probar un sorbo de té.

El anciano escuchó atento y servicial, solo abriendo la boca para tomar té, hasta que se terminó su taza. Luego de servirse más té, alzó la pava y comenzó a verter el líquido sobre la taza llena del sabio la cual comenzó a derramar todo el té sobrante. Cuando el sabio notó la situación interrumpió su charla, miró al anciano con una mirada de lástima y le preguntó con amabilidad si se encontraba bien, buscando decepcionado signos de senilidad.

El anciano dejó la pava y con una sonrisa en su mirada le contestó: “Sucede que si no vacías tu taza nunca estarás listo para recibir mi té”.

Existe una postura activamente receptiva que es por medio de la cual aprendemos, es la que nos ayuda a salir de las situaciones más difíciles y a crecer a pesar de la adversidad. Nuestras glándulas, desde la biología, e incluso los cauces de los ríos, los árboles y todas las cosas gobernadas por la naturaleza se comportan igual. Solo cuando dejamos de intentar acaparar todo y mantener las cosas bajo completo control es que aparecen cosas nuevas que aclaran nuestro panorama y arrojan luz sobre nuestros problemas, aumentando nuestras capacidades.

tesla thinking

Así se desarrolla la inteligencia. Todos hemos llegado a experimentar la frustración que genera sentirnos tontos al no encontrar una salida. Y muchas veces se necesita humildad para admitir que quizás sí, ante esa situación, no somos aún lo suficientemente inteligentes para resolver todo desde lo mental. Pero existen al menos dos buenas noticias:

-no todo se resuelve solo desde lo mental (de hecho en nuestra vida, menos de la mitad de las cosas se resuelven así);

-darnos cuenta de que “quizás nuestra capacidad mental actual aún no alcanza” para resolver una situación ya es una acción que está incrementando nuestra inteligencia.

¿Cómo? Solo crecemos cuando nos abrimos. Abrimos la boca e incorporamos alimento, abrimos los pulmones y nuestro pecho se hincha. Abrimos la mente e incorporamos la mente de otras personas, sus consejos y opiniones, y con suficiente entrenamiento incorporamos también la capacidad de los sabios de todos los tiempos de conectar con lo sutil y misterioso de la Mente Universal.

Existen muchos métodos, miles de acciones diarias para el mejoramiento personal, entre otras particularmente sobre este tema (dar gracias desarrolla nuestra humildad, nos hace conscientes de lo que otros nos dan, nos ayuda a valorar y los incorpora a nuestra vida. Preguntar cuando nos sabemos nos hace humildes, detiene el deseo pretencioso e inútil de parecer inteligentes y efectivamente nos hace más inteligentes al solicitar ayuda y darnos la oportunidad de aprender algo nuevo en el proceso), pero solo una forma de integrarlas: hacerlo por nosotros mismos en un verdadero camino espiritual. Es inteligente admitir los propios límites si uno desea superarlos, es humilde.


Widget not in any sidebars
Dale

You must be logged in to post a comment